Archive for abril, 2009

León literario

En este mes de abril ha habido dos noticias, una buena y una mala, relacionadas con ese grupo de narradores leoneses cuyo representante más conocido es probablemente Luis Mateo Díez. Un grupo de narradores -novelistas y cuentistas- que de una manera discreta, alejados de los grandes focos de atención de la literatura española, han hecho un aporte de los más interesantes a la literatura en castellano.

La buena es que José María Merino -nacido accidentalmente en La Coruña, pero de origen y residencia leonesa- tomo posesión, el día 19, del sillón m de la Real Academia Española, el que dejara vacante Claudio Guillén, hijo de Jorge y tal vez el teórico de la literatura más importante que ha tenido España en la segunda mitad del siglo XX.

La mala, que anteayer, día 25, moría Antonio Pereira, nacido en Villafranca del Bierzo en 1923. Pereira para mí era uno de esos escritores de los que un día lees algo, te gusta y después, por dejadez, despiste o exceso de cosas que leer, te pasas la vida pensando: «Tengo que leer algo más de este hombre». Y un día se muere y te dices: «¿Por qué no habré leído algo más?». Pues sí. De Pereira leí hace ya algunos años un cuento que estaba incluido en una antología de cuento español contemporáneo -donde también había uno de Merino-, que me pareció brillante. «Charly», se llamaba. ¿Verdad que el comienzo es bueno?

Tenía los ojos de un gris descolorido y un poco bizcos. Tenía, o sea, tiene, un flequillo que se le come la mitad de la frente. Y yo tenía que haber adivinado lo que me iba a suceder con él, claro que eso es fácil decirlo ahora. Le pasé la mano por el pelo y le pregunté si éramos amigos, igual que pude hacerle otra cosa.

– No.

Que hombre, que si no me quería un poco.

-No.

Pero que si nada, nada.

– Nada, nada.

– Y no te acuerdas la otra tarde en la terraza, que te dije que si querías mirar por el telescopio.

– No es un telescopio. Y además no me acuerdo.

Me gusta cómo descubrimos que el oponente del narrador, que parece algo terrible en las primeras líneas (tenía que haber adivinado lo que me iba a suceder con él), es un niño, concretamente el hijo de una vecina a la que quiere ligarse. Y, efectivamente, el niño va a hacerle la vida imposible, convirtiendo en ridículos todos sus intentos de seducción.

En fin, valgan estos modestos apuntes para animar un poco a la lectura de estos autores cuya repercusión a nivel de público no ha sido muy grande pero que, creo, han aportado, como decía, algo valioso a la literatura española.  

28 abril 2009 at 10:20 am 2 comentarios

The Proposition

El sábado por la noche fuimos a la filmoteca a ver The Proposition, una peli de 2005 dirigida por John Hillcoat, con guión del músico australiano Nick Cave. Como soy seguidor de la música de Cave, he de reconocer que iba predispuesto positivamente hacia la peli, por lo que no sé si mi opinión sobre ella será suficientemente objetiva. Pero, si nos quitan el derecho y el placer de entusiasmarnos con lo que nos gusta, ¿qué nos queda? ¿no?

image3

 

Pues el caso es que la peli efectivamente me ha entusiasmado. Es una especie de western situado en la Australia colonial. Con el telón de fondo de las matanzas de aborígenes perpetradas por el ejército británico, la cinta cuenta la historia del capitán Stanley, oficial de la policía colonial destacada en una más que sórdida aldea de la llanura australiana, que anda tras los pasos de la banda de los hermanos Burns, culpables del salvaje asesinato de un matrimonio de colonos y la violación de la esposa. Stanley consigue capturar a dos de los hermanos, Charlie [a la izquierda en el fotograma de arriba] y el casi adolescente Mickey, pero decide hacerle una proposición al primero para lograr atrapar al jefe de la banda, el hermano mayor, Arthur [a la derecha en el fotograma de arriba], una especie de psicópata sanguinario que se extasía ante las puestas de sol sin que eso le impida degollar a un hombre con deleite.  Stanley propone a Charlie dejarle en libertad para que busque y mate a su hermano, en un plazo de nueve días. Si no lo hace, el hermano pequeño, apenas un niño, para el que Charlie supone lo más parecido a un padre que tiene, será ejecutado. Charlie acepta la proposición.

A partir de aquí, surgen dos hilos narrativos principales, el de la búsqueda de Arthur por parte de su hermano y el del capitán Stanley, que debe enfrentarse a la estupidez y maldad de sus subordinados, a la presunción y la inquina de un funcionario colonial y a la mirada de su esposa, una mujer que ha dejado atrás Inglaterra para seguir a su marido a estas tierras inhóspitas, donde la sostiene el amor que siente por él.

image2

El núcleo de la peli reside, pues, en ambos personajes, el capitán Stanley y Charlie Burns. El primero, decidido a «civilizar esta tierra», como dice varias veces, aunque esto le cueste lo único bueno que tiene en su vida, el amor de su esposa. El segundo, viviendo la disyuntiva de salvar a su hermano pequeño, para quien él es lo más parecido que tiene a un padre, y para lo cual tendrá que violar el código de la familia, o mantenerse fiel a él.

Y todo esto, como decía, en  medio de la nada, en un remedo de sociedad trufada por la barbarie, el embrutecimiento y la degradación más absolutas. En ese sentido la película no hace concesiones: la brutalidad de los Burns se ofrece en toda su crudeza, sin paliativos ni justificaciones -en particular en la recta final de la cinta, poco apta para estómagos delicados- pero también la de los británicos que persiguen al asesino de un matrimonio blanco mientras dan órdenes de exterminar a poblados enteros de aborígenes. La cinta abunda en escenas violentas, sangrientas, tratadas de manera estilizada pero cruda (algunas personas en la filmo se tapaban la cara con la programación para no ver según qué cosas).

9_theproposition_2

Si a esto le añadimos una fotografía muy cuidada, con un tratamiento poético -en el sentido menos banal- del paisaje, el árido paisaje australiano, que actúa como trasunto de la barbarie de los personajes; un buen ritmo narrativo, diálogos concisos y cargados de sentido, y una música a cargo también de Cave, el resultado es una película más que recomendable, una pequeña joya de western contemporáneo.

27 abril 2009 at 2:47 pm 3 comentarios

PanCarthysmo

Leo esto y me pregunto si los de la ceja saldrán a las calles, como hicieron entonces, a pesar de que todo era mentira, porque quien pone la bomba ahora no es un malvado judío sino un simpático islamista.

25 abril 2009 at 6:10 pm 4 comentarios

Juan Marsé no se aclara

* «Juan Marsé reconoce que le gusta ser un “escritor anómalo” por vivir en Cataluña y escribir en castellano»

* «Soy catalán y escribo en castellano y no veo nada anormal en ello»

24 abril 2009 at 10:49 am Deja un comentario

Todo lo que el miedo esconde

up-leolo11

Ce jour-la j’ai compris que la peur vivait au plus profond de nous-mêmes et qu’une montagne de muscles ou un millier de soldats ne pourraient rien y changer

17 abril 2009 at 3:42 pm Deja un comentario

Con la literatura al cuello

leolo

Parce que moi, je rêve, moi, je ne le suis pas

Parce que moi, j’écris, je ne le suis pas

ou la ballade des pendus dans la baignoire

16 abril 2009 at 10:45 pm Deja un comentario

While my ukelele gently weeps

Al final va a resultar que tenía razón Krusty el payaso cuando dijo aquello de que el ukelele era el violín de los intelectuales. Después de

y de

llega

Y el que tenga ganas de más, aquí tiene.

2 abril 2009 at 9:51 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


Entradas recientes

Mi cuenta en Rate Your Music

Blog Stats

  • 4,653 hits