Posts tagged ‘literatura española’

León literario

En este mes de abril ha habido dos noticias, una buena y una mala, relacionadas con ese grupo de narradores leoneses cuyo representante más conocido es probablemente Luis Mateo Díez. Un grupo de narradores -novelistas y cuentistas- que de una manera discreta, alejados de los grandes focos de atención de la literatura española, han hecho un aporte de los más interesantes a la literatura en castellano.

La buena es que José María Merino -nacido accidentalmente en La Coruña, pero de origen y residencia leonesa- tomo posesión, el día 19, del sillón m de la Real Academia Española, el que dejara vacante Claudio Guillén, hijo de Jorge y tal vez el teórico de la literatura más importante que ha tenido España en la segunda mitad del siglo XX.

La mala, que anteayer, día 25, moría Antonio Pereira, nacido en Villafranca del Bierzo en 1923. Pereira para mí era uno de esos escritores de los que un día lees algo, te gusta y después, por dejadez, despiste o exceso de cosas que leer, te pasas la vida pensando: «Tengo que leer algo más de este hombre». Y un día se muere y te dices: «¿Por qué no habré leído algo más?». Pues sí. De Pereira leí hace ya algunos años un cuento que estaba incluido en una antología de cuento español contemporáneo -donde también había uno de Merino-, que me pareció brillante. «Charly», se llamaba. ¿Verdad que el comienzo es bueno?

Tenía los ojos de un gris descolorido y un poco bizcos. Tenía, o sea, tiene, un flequillo que se le come la mitad de la frente. Y yo tenía que haber adivinado lo que me iba a suceder con él, claro que eso es fácil decirlo ahora. Le pasé la mano por el pelo y le pregunté si éramos amigos, igual que pude hacerle otra cosa.

– No.

Que hombre, que si no me quería un poco.

-No.

Pero que si nada, nada.

– Nada, nada.

– Y no te acuerdas la otra tarde en la terraza, que te dije que si querías mirar por el telescopio.

– No es un telescopio. Y además no me acuerdo.

Me gusta cómo descubrimos que el oponente del narrador, que parece algo terrible en las primeras líneas (tenía que haber adivinado lo que me iba a suceder con él), es un niño, concretamente el hijo de una vecina a la que quiere ligarse. Y, efectivamente, el niño va a hacerle la vida imposible, convirtiendo en ridículos todos sus intentos de seducción.

En fin, valgan estos modestos apuntes para animar un poco a la lectura de estos autores cuya repercusión a nivel de público no ha sido muy grande pero que, creo, han aportado, como decía, algo valioso a la literatura española.  

Anuncios

28 abril 2009 at 10:20 am 2 comentarios

Juan Marsé no se aclara

* «Juan Marsé reconoce que le gusta ser un “escritor anómalo” por vivir en Cataluña y escribir en castellano»

* «Soy catalán y escribo en castellano y no veo nada anormal en ello»

24 abril 2009 at 10:49 am Deja un comentario

El bloguero es un ladrón

Dando vueltas por la blogosfera voy a parar al blog de Enrique García-Máiquez. Ya lo había ojeado -en este caso, mejor sin hache de hoja, que no las tienen los blogs- en otras ocasiones.  García-Máiquez es un poeta gaditano, del Puerto de Santa María, poeta católico y sentimental, en esa línea de catolicismo lúcido y bienhumorado de influjo chestertoniano que cultivan un cierto número de blogueros. Echando un vistazo a su blog he recordado que Máiquez estaba incluido en Sombra hecha de luz, una antología de jóvenes poetas andaluces que me regaló por vía postal hace algún tiempo Juan Peña, otro interesante poeta andaluz con el que trabé conocimiento por internet -y ahora creo recordar que no le contesté al último correo que me escribió. He estado leyendo los poemas de Máiquez incluidos en la antología, y me ha apetecido compartir uno con mis hipotéticos lectores (como me da pereza mecanografiar el texto, lo tomo del blog de Ángel Ruiz, En Compostela).


El lector es un fingidor

Cuento mi vida pero lees la tuya.
Nombro un paisaje de mi infancia y tú visitas
-tramposo- aquel camino de arena hacia la playa
por donde corre un niño feliz, que no soy yo.

Actúas siempre así, lo sé por experiencia.
¿Qué importa que yo tenga un nombre propio?
Tú lo expropias. Si hablo de mi pueblo,
es tu ciudad. Se transfigura en álamo
el pino de mi casa. Mis amigos
son mis desconocidos de repente.
Y hasta mi amada es ya tu amada.

Yo cuento sílabas, tú cantas, silbas
poniendo música a mis letras, musicando
al ritmo que te gusta.
De todo cuanto digo escuchas sólo
lo que a ti te interesa, quizá lo que no dije,
sin que haya forma así de no entendernos.

Te entiendes y me entiendo, porque al pasar la página
vuelves mis versos del revés, reversos
tuyos. Debí de sospechar
de ti, que no te ocultas,
que robas a la luz amable de una lámpara.

Yo soy el que me oculto. Cuando escribo,
tú vives y eso es todo. Como te dijo Bécquer:
Poesía eres tú.
Y yo el poema.

Casa propia, Renacimiento, 2004.

Magnífico poema. Pessoa meets Baudelaire y aquello del hypocrite lecteur, mon semblable, mon frère.

29 marzo 2009 at 8:29 pm 3 comentarios


Entradas recientes

Mi cuenta en Rate Your Music

Blog Stats

  • 4,668 hits